Mi primer trabajo (pagado) en diseño

En el verano de 2008 me cambie por primera vez a vivir a otra ciudad. Recién salía de bachiller y aunque ya tenia una idea de que me quería dedicar al diseño, no terminaba de convencerme la carrera como tal.
Entonces pensaba que los diseñadores eran obreros de la gráfica que trabajaban materializando las ideas de comunicólogos o publicistas y que no había mucho futuro en eso.
La opinión general del diseño y la manera como lo tratan en el mercado tampoco ayuda mucho a esta situación, incluso las escuelas buscan alejarse de esta sintaxis y le cambian el nombre a sus carreras para diferenciarse, ‘gráfica publicitaria’, ‘comunicación visual’, etc.
Otro tema que se suele tocar es que ‘cualquiera con un ordenador’ puede hacer diseño, y empieza una discusión a la que todavía le queda mucho rato en foros y asociaciones
Aunque al final, en sentido práctico, es verdad. Cualquier persona sin necesidad de ir a una universidad puede instalar software de diseño en su ordenador y ganarse la vida con eso. Yo lo he hecho, sigo haciéndolo y espero seguir por mucho tiempo más.
Como muchos otros que inician en el diseño, mi primer trabajo (ajeno y remunerado) fue en una imprenta. Aún no entraba a ninguna escuela de diseño pero ya le dedicaba la mayor parte de mis tardes a ver tutoriales y a ‘jugar’ con el Ps y el CorelDraw, que era lo que tenía a la mano.

A la distancia me doy cuenta que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero por algún lado se empieza. Entender de manera empírica conceptos de separación de color, métodos de impresión, del valor y costo del diseño me ha ayudado más que muchas horas de aula. Y darte cuenta que no sabes también es valioso, te motiva a aprender y a preguntarte mas seguido cómo funciona esto o aquello.
Lo que no es verdad, es que alguien pueda dedicarse de manera seria a esto sin estudiar, sin prepararse teóricamente, sin dedicarle muchas horas a leer, practicar y pensar. No importa si tu inquietud nace en un salón de clases, si tienes la fortuna de tener buenos profesores o si encerrarte ocho horas diarias en un instituto no es lo tuyo y prefieras hacerlo de manera autónoma.
Cada vez hay mas oportunidades, mas información y mas recursos que te permitan enfocar tu creatividad, mejorar tus procesos y formarte para ejercer el diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *