¿Cuánto vale mi día?

Tu tiempo es valioso. Parece una frase pre-cocinada para vender libros de superación profesional, pero es verdad. En realidad, creo que es la única moneda de cambio que tenemos y sobre la que somos auténticamente responsables.
Cuando dices no tengo tiempo para tal cosa, en realidad lo que no tienes es la intención de gastar tu moneda en esa transacción. No te da el beneficio que requieres para dejar de hacer otras cosas por esa.

Todos tenemos el mismo tiempo, por lo menos al día.

Pero como con la moneda corriente, mi educación financiera también deja mucho que desear cuando hablo de mi tiempo. Gasto cantidades innecesarias en actividades que no resultan ser una gran inversión.

Hace unos días, pensando en esto, hice un pequeño ejercicio y como los resultados son interesantes, te invito a que también lo intentes.
Todo empieza con una simple pregunta: ¿Cuánto vale mi día?
Para calcular esto, la forma mas fácil es saber cuanto valen esas horas en el mercado. No cuanto siento que valen, ni cuanto me gustaría.
Actualmente estoy estudiando y trabajando a media jornada, por lo que dividiendo el salario del mes entre las horas laborables (80/mes) da 8,75€ la hora. Puede parecer poco o no, pero eso no es lo importante. Acá la cosa es: a alguien le interesa –y conviene– gastar 8,75€ por cada hora que yo le dedique. (Normalmente no funciona así, no trabajo las horas que me tocan y ya, pero para hacer un promedio). Así que, por el momento, eso valen.

Ahora viene lo divertido. En este momento mi día vale 210€. Ese es mi stock cuando me despierto y se empieza a gastar, lo quiera o no.
Con estos números en mente me di cuenta que cada día “gasto” 70€ sólo de dormir y otros 70€ en la escuela(!), 17,5€ para comer y 9€ para escribir aquí.

Puede parecer una manera bastante cutre (y capitalista liberal! viva la revolución!) de medir el valor de las horas, por que entiendo que no son comparables las de dormir y comer con las de trabajar o estudiar, pero es solo un ejercicio de análisis. Quitando esas horas comodín obligatorias, con cada hora laborable tengo la opción de:
a) Generar esos 8,75€ –o más–
b) Invertirlos en acciones que suban ese valor en un futuro, ó
c) Simplemente gastarlos. Sin beneficios ni ROIs.

Después de unos días con esto en la cabeza, me empecé a preguntar si ciertas cosas valían la pena o no. Que cada hora gastada en actividades que no generaban ni sumaban valor a mis horas se lo quitaban. Y también que nadie excepto yo tenía control sobre eso.

Tampoco es que me mortifíque por las horas que malgasto. No es el caso. No tengo la intención de convertir mi vida en una carrera capitalista por conseguir mas beneficios económicos. Pero si me da una base para analizar si para mi, vale la pena o no, gastar esos recursos en determinadas actividades. Si estoy dispuesto a invertir el único recurso que tengo, en algo que no me haga feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *